La era de los ESports

Hace pocos años, para competir y ser un ídolo lo habitual era el deporte profesional. Sin embargo, una de las características más primarias del ser humano es la competitividad: Ser mejor que alguien, o incluso el mejor. Los deportistas eran (y son) idolatrados por sus méritos y capacidades, y sus seguidores no dudan en invertir tiempo y dinero para ver a sus ídolos o a sus equipos favoritos. 

Hace unos pocos años, la forma de vivir esto por el ser humano medio (y normalmente por el ser humano medio en su niñez o adolescencia) eran los videojuegos. Los juegos deportivos nos permitían ser nuestros ídolos, así como los de acción o aventura emular nuestras películas favoritas. Esto creció, desde los torneos más pequeños que uno celebraba con sus amigos hasta los grandes eventos internacionales, y a día de hoy suponen un fenómeno cultural y económico impresionante. 

 

Los E-Sports tenían una estimación de producir más de 490 millones de dólares de beneficios en 2016, con una expectativa de crecimiento del 50% anual. 

En diciembre de 2016 calcularon que sus beneficios este año fueron de 892 millones de dólares. 

 

 

 

Con esta cantidad de dinero sobre la mesa, podemos estar seguro de que esto ya no es el "hobby de las maquinitas esas de los marcianos". Puede serlo, sin duda, pero solo para la gente que no pretende vivir de ello. Y por vivir de ello, quiero decir que este es un trabajo a tiempo completo. 

Y como no, un trabajo a tiempo completo implica un mundo infinito de detalles jurídicos que analizar o acometer, desde la condición de trabajador de los miembros de un equipo (jugadores y jugadoras, entrenadores, managers, encargados de RRSS...), hasta los términos y condiciones de participación en los torneos, los contratos con los esponsor o el trato con las distintas agencias mundiales para entrar en los países donde se van a jugar los distintos torneos. 

 

En próximos artículos, hablaremos de los torneos, de los equipos, de los jugadores, y de las cuestiones legales (laborales, fiscales o de propiedad intelectual) que vienen asociadas. Sed bienvenidos a participar o enviar vuestras dudas en la caja de comentarios. 

 

Un saludo. 

Escribir comentario

Comentarios: 0